lunes, 22 de diciembre de 2008

PRESENTACIÓN DE EDICIONES MUESTRARIO 21/12/2008

















PRÓLOGO
por
Elisabet Cincotta
Al leer este primer libro de María Fischinger, me he encontrado con una poetisa que vuelve desde sí a sus orígenes, desde el resurgimiento de su tierra natal en la palabra, desde el poema al relato lleno de la tradición de su recuerdo.

María posee una escritura pura, eso no quita que veamos a través de este poemario el camino de su vida, ella lo rescata para sí y para nosotros. Retorna, avanza y llega a su hoy, ella sabe que el tiempo es tiempo y como tal recorre la vida. Es en esos replanteos donde el lector se hace eco para recordar su andar, interrogarse y seguir con la emoción de verse a sí mismo sin pudores ni ausencias. Es que la palabra de María clarifica, reflexiona y procede, es allí donde uno se identifica y recrea.

Leer este libro ha sido vivificante y pienso que quien lo lea se sentirá parte de él y no lo dejará de releer/consultar cada vez que la mirada vuelva al pasado para instalarse en el presente y fluir al futuro.
María, poder expresarse a través de la palabra es una gracia y poder poseer esa palabra escrita en papel es algo mágico, disfruta de esa magia que es la que une a los hombres y los trasciende borroneando el tiempo.

Elisabet Cincotta
Poeta

1 comentario:

liliana varela dijo...

qué lindos momentos Elisa!!!
Liliana